Pastillas efectivas para la prostatitis para hombres.

La prostatitis es una enfermedad inflamatoria de la glándula prostática en los hombres con peligrosas consecuencias para la salud reproductiva masculina. La prostatitis se puede curar con medicamentos económicos y efectivos que eliminan las sensaciones dolorosas y la hinchazón, aumentan la inmunidad local y aceleran la renovación y regeneración de los tejidos de la próstata.

Dolor en un hombre con prostatitis.

Características de la terapia con medicamentos para la prostatitis

La prostatitis es una lesión inflamatoria de la glándula prostática, que puede ocurrir en una etapa aguda o crónica y tener varias causas. Los medicamentos para el tratamiento de la enfermedad se seleccionan individualmente, según su forma y etapa, así como la edad y la salud general del hombre.

Medicamentos para el tratamiento de la prostatitis crónica en hombres:

  • medicamentos antibacterianos;
  • alfabloqueantes;
  • medicamentos antiinflamatorios;
  • supositorios rectales;
  • glucocorticosteroides (hormonas esteroides);
  • relajantes musculares;
  • inmunomoduladores;
  • complejos vitamínicos.

La prostatitis puede ser bacteriana o no bacteriana. En el primer caso, los microorganismos patógenos (estafilococos, estreptococos) se convierten en la causa de la enfermedad, en el segundo, la congestión en el área pélvica.

Al elegir el método de tratamiento más efectivo, se debe tener en cuenta la causa del desarrollo de la enfermedad, que se establece de acuerdo con los resultados de las pruebas de laboratorio.

Medicamentos eficaces para el tratamiento de la prostatitis

La terapia médica en el hogar tiene como objetivo eliminar las causas fundamentales de la enfermedad, inhibir el desarrollo posterior del proceso inflamatorio y eliminar el dolor y la incomodidad.

El medicamento más eficaz debe ser seleccionado solo por un médico en función del tipo de agente causante de la enfermedad, su gravedad, así como la edad y el estado de salud del hombre.

Terapia con antibióticos para la prostatitis

Los antibióticos son agentes farmacológicos obligatorios en el tratamiento de la prostatitis aguda o bacteriana en pacientes adultos. Los medicamentos antibacterianos destruyen los microorganismos patógenos que provocaron el desarrollo de un proceso inflamatorio agudo o crónico.

Lista de antibióticos de acción rápida para la prostatitis:

  • fluoroquinolonas;
  • tetraciclinas;
  • penicilinas;
  • macrólidos.

Las fluoroquinolonas son antibióticos de amplio espectro, por lo que se recetan para diferentes formas y grados de inflamación. En el caso de una forma avanzada de prostatitis crónica, los macrólidos o tetraciclinas serán los más eficaces.

La duración de la terapia con antibióticos para la inflamación de la próstata es de al menos 4 semanas.

Para el tratamiento de la prostatitis, los medicamentos antibacterianos se toman en varias formas farmacológicas. Estos pueden ser comprimidos para uso oral, supositorios rectales, inyecciones intravenosas o intramusculares.

Uso de medicamentos antiinflamatorios

Se recetan medicamentos antiinflamatorios no esteroideos si el desarrollo de prostatitis no está asociado con patógenos bacterianos o si la terapia con antibióticos no ha producido los resultados esperados.

Los medicamentos antiinflamatorios alivian rápidamente los síntomas del proceso inflamatorio y reducen el tono muscular. Dichos agentes farmacológicos inhiben el desarrollo posterior de la inflamación, eliminan la hinchazón y tienen un efecto analgésico pronunciado.

Con el uso prolongado, los medicamentos antiinflamatorios no esteroides afectan negativamente la membrana mucosa del tracto gastrointestinal, por lo que dichos medicamentos se toman en cursos cortos (hasta 5-7 días) con un descanso semanal obligatorio.

Los productos farmacéuticos no solo eliminan los espasmos en el área pélvica, sino que también restauran la temperatura corporal normal, reducen la probabilidad de trombosis y normalizan el funcionamiento completo de la glándula prostática.

Tratamiento con alfabloqueantes

Los alfabloqueantes son fármacos cuyo efecto terapéutico tiene como objetivo normalizar la micción y restaurar la función eréctil de los hombres. Durante el período de exacerbación de la prostatitis, a menudo aparecen trastornos de la función urinaria. Es en tales casos que se prescribe un curso de alfabloqueantes.

La acción farmacológica de los bloqueadores alfa se dirige a los receptores del sistema nervioso simpático, que regulan el tono del músculo liso de la vejiga. Los medicamentos de este grupo suprimen la actividad de las neuronas que provocan la contracción incontrolada de los músculos pélvicos. Esto ayuda a relajar los músculos de la uretra y normaliza la micción.

Los alfabloqueantes se toman en un curso prolongado, hasta 6-8 meses.

Cuando se usan estos medicamentos, la salida de orina se normaliza, desaparecen las sensaciones dolorosas al orinar, disminuyen las manifestaciones de inflamación y se detiene su desarrollo posterior.

Administración de supositorios rectales

Los supositorios rectales a menudo forman parte del tratamiento complejo de la prostatitis y la prevención de la exacerbación de la enfermedad. Estos medicamentos tienen muchas ventajas sobre las tabletas y las cápsulas: debido a la administración rectal, los supositorios actúan directamente sobre el foco de inflamación, proporcionando un efecto rápido.

Los supositorios rectales minimizan los efectos negativos de la composición del fármaco en los riñones, el hígado y los órganos del sistema digestivo. Los supositorios contienen ingredientes efectivos, seguros y naturales: colección de hierbas, propóleo, que se combinan con sustancias antibacterianas y antiinflamatorias.

También se utilizan supositorios rectales de semillas de calabaza. Los medicamentos antiinflamatorios con efecto analgésico se consideran efectivos.

Los supositorios que contienen enzimas se utilizan a menudo para tratar la prostatitis. Aceleran la renovación y reparación del tejido prostático a nivel celular.

Los supositorios rectales estimulan eficazmente la circulación sanguínea en la pelvis pequeña, suprimen el proceso inflamatorio, eliminan la hinchazón y el dolor y también normalizan la salida de orina.

Los beneficios de los medicamentos hormonales

Los fármacos hormonales para el tratamiento de la prostatitis se utilizan exclusivamente en los casos más graves y avanzados. Los glucocorticosteroides deben ser recetados solo por un urólogo; la automedicación en este caso es inaceptable.

La acción de los agentes hormonales tiene como objetivo eliminar las causas del desarrollo del proceso inflamatorio y prevenir su desarrollo posterior, restableciendo el estado normal de la glándula prostática y la función eréctil completa.

Los glucocorticosteroides son más eficaces para exacerbar la prostatitis. Eliminan rápidamente los espasmos de dolor, normalizan el flujo de orina y reducen la hinchazón. Se pueden recetar medicamentos antiandrógenos a hombres mayores para reducir la actividad de los andrógenos y prevenir la proliferación del tejido prostático.

Durante el tratamiento, debe tenerse en cuenta que los glucocorticosteroides reducen las defensas inmunológicas del cuerpo, por lo que los medicamentos hormonales están prohibidos para los hombres con VIH.

Los medicamentos hormonales se utilizan cuando los antibióticos y antiinflamatorios son ineficaces.

El uso de sedantes

Muchos hombres experimentan una prostatitis muy fuerte, acompañada de disfunción eréctil, deterioro del desempeño sexual y disminución de la calidad de vida íntima. Como resultado, la enfermedad afecta negativamente el funcionamiento del sistema nervioso, se convierte en la causa de estrés, ansiedad y depresión, ataques de nerviosismo y agresión.

Los sedantes de origen natural a base de hierbas más utilizados, que eliminan la tensión nerviosa constante en un contexto de dolor agudo en la próstata, trastornos urinarios y deterioro de la calidad de vida en general.

Para el tratamiento a largo plazo de una enfermedad crónica acompañada de trastornos mentales graves, se utilizan antidepresivos más potentes. Dichos agentes farmacológicos se utilizan únicamente según las indicaciones de un médico.

Medicamentos para aliviar el dolor

En caso de que la prostatitis se acompañe de espasmos severos en el área de la glándula prostática, se prescriben analgésicos. No solo detienen los espasmos, sino que también estimulan la circulación sanguínea en los órganos pélvicos, normalizan la salida de orina y reducen el tono de los músculos lisos del perineo. En tales casos, se pueden utilizar relajantes musculares.

En muchos casos, los analgésicos se utilizan en forma de supositorios rectales, por ejemplo, un medicamento que contiene extracto de belladona natural.

Cuando se trata con medicamentos anestésicos, debe tenerse en cuenta que tienen un efecto exclusivamente sintomático: detienen los espasmos de dolor en la parte inferior del abdomen, pero no tienen ningún efecto sobre la causa de la enfermedad. Por lo tanto, los analgésicos se usan solo en tratamientos complejos, simultáneamente con antibióticos o medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Tomando inmunomoduladores y vitaminas

La inmunidad reducida contribuye a la rápida progresión del proceso inflamatorio, hace que el cuerpo sea vulnerable a varios virus, infecciones y patógenos. Por lo tanto, como complemento del tratamiento farmacológico de la prostatitis, se prescribe necesariamente un curso de inmunomoduladores y complejos multivitamínicos.

La ingesta de inmunomoduladores y complejos vitamínicos en las primeras etapas de la enfermedad ayuda a prevenir el desarrollo de complicaciones tan peligrosas como la uretritis. Una adición eficaz al tratamiento farmacológico de la inflamación de la próstata serán varios suplementos dietéticos basados en hierbas medicinales naturales, así como el tratamiento con remedios caseros.

Los más útiles son los complejos, que incluyen propóleos y otros productos de la apicultura, semillas de calabaza, peonía de pato, arroyo de castor, ortiga, hierba de fuego rastrera, así como frutos de bardana y palma de sabal.

Efectividad del tratamiento de la prostatitis

La efectividad del tratamiento farmacológico para la prostatitis depende no solo de los medicamentos farmacológicos adecuados, sino también del estilo de vida de un hombre. Una dieta sana y equilibrada, evitar el alcohol, tener relaciones sexuales y hacer ejercicio con regularidad ayudará a acelerar la recuperación, será una forma eficaz de prevenir la enfermedad de la próstata y ayudará a mantener la salud de los hombres.